sábado, 13 de febrero de 2016

La Casa del Puente



Trazo un mapa
para buscarte,
dos calles a la izquierda, una a la derecha
y cruzar el puente,
allí
junto a tantas cosas que dejamos,
se abrazan nuestras ausencias.
Una casa de paredes altas
dos árboles apostados a cuidar nuestros recuerdos
veo colgado mi cordón descolorido

de aquella rama

se oyen ruidos nuevos y

los años mancharon de musgo el cerco,
son esas cosas alterables
como las distancias
sin embargo
ahi está la casa
después del puente
donde habita
sin nosotros,
el amor
yo lo he visto, te lo juro-


Mónica Mera-

Huyen

No es el abandono en si
lo que ahorca
hasta poner roja la cara,
es el aire que aviva
las palabras que dejaste en brasa
cociendo la carne.
Ahora que pienso
siempre huyen los incendiarios.
al menos nadie vió
nadie se hace responsable
del fuego
y
no queda nada
pero nada.


Mamá

Yo le pondría tu nombre a una calle,
y mandaría gente a esa dirección:
Delia Lorente al 1000
quizás porque te transité tanto
es que sé de la felicidad que produce
el color de tus pinturas, el sonido de tu risa
y ese toque final y distinguido de tus manos.
Tu calle se llenaría de gente que te quiso,
sería un lugar para el
café y los amigos,
y allí encontraría los besos que destinaste
para mi, mis papeles, mis poemas, y la alegría
estas cosas tan valiosas de mi vida
que se reciclan
Yo le pongo tu nombre a esta calle de hoy
y se prende una luz-

Amor



Como el amor no se toca,
ni se ve, ni siquiera se escucha
tengo en mi la certeza de este amor,
vivo,
te amo sin flores, ni brindis
sin beso
con la inevitable certeza del pensamiento,
tan lejos y tan adentro,
como muchos mi amor, como muchos.



Mónica Mera

sábado, 6 de febrero de 2016

Secretos



Todos tenemos un secreto,
yo guardo el retrato de tus ojos en una cajita,
y a veces la abro
en medio de esas noches en que el aire
sofoca y me refresco con tu mirada
por ponerte un ejemplo
pero también vos tenés
mis anillos colgando de
tus dedos y jugás con ellos al mediodía
cuando todos se han ido
del trabajo
y pensás en mis cabellos enrulados.
Son cosas q se saben
en ese silencio que cobran las distancias
o quizá
porque todos dejamos
señales en las manos
de los que amamos alguna vez
y nos quedamos con cosas que nadie
supone demandables,
como las caricias.
De esos secretos te hablo.


Mónica Mera

Bello



Nada mas bello
que despertar con el poema adherido a la piel
y con tus manos despegando esa calcomania del sueño
tantas cosas lejanas y queridas me acompañan
y me quieren
que se despiertan conmigo y me dejan mensajes de textos
entre las sábanas.