domingo, 3 de marzo de 2019

EL desayuno



El amor hoy
mientras desayunamos
me ha dicho que crea
y yo
me perdoné.


Mónica Mera-

SALUD



Y si,
 el amor tiene
vida propia.
Unos brazos largos
que aprietan la garganta. unas cascadas de agua
que estallan por las noches
El amor es un nombre que se repite en voz baja
un rezo de sangre entre las manos.
Un orgasmo
de madrugadas.
Benditas sus voces de lengua sobre los pechos.
Y el jadeo oloroso de sus sábanas.
Y esta soledad
esta feliz madrugada de festejo,
sin querer saber por que no
estás.¡ Salud !
El amor quedó acá
en esta boca
Y la sangre corre
tinto
en el nombre del amor
verdadero. ¡Salud!


Mónica Mera

RITUALES



Pienso en aquellos rituales
en donde se
creó la magia.
Mi madre ponía puntillas en el cuarto donde amaba cada noche al hombre de su vida.
El tio Enrique tostaba pancito con ajo para la sopa y nos
cuidaba una noche, chiquillos al cine con
un aroma inolvidable
y el abuelo Antonio hacia
helados caseros pelaba
las frutas jugosas en
la cocina de los manjares.
Mi abuela ponía óperas mientras enceraba el piso,
y dejaba en los patines
el sonido de Fígaro
en la danza del brillo
Y mi padre caminaba muy temprano y hacía postas de desayuno y entre mate y mate, pisaba los sueños
de las temporadas de verano.
Cosas tan insignificantes
que se van metiendo
en los recuerdos
Donde uno se ve con
galera negra
repartiendo palomas
a la vida.
Quizás la varita mágica
haya quedado invisible
entre las manos y sea la
que nos salva del desastre.
Todos pudimos ver algún mago en el amor diario.


Mónica Mera.

CEBOLLA

1 de marzo 
Esto de reciclar los olvidos
es una cebolla pelada
muy temprano
y cortada a sierra de cuchillo
sobre la tabla.
Esto de llorar tanto es
aprovechar el ácido
para preguntarse porque
no vino si dijo que venía
y una se pintó con rimmel
y ese rojo fuerte en los labios
Una montaña de pedazos de
cebolla
será como de bronca
cortados tan chiquitos.
se retuercen en el aceite
bien caliente
y largan un aroma curativo
a orégano, tomate y laurel.
Esto de las esperas y los olvidos se sopan con un pedacito de pan dentro de la salsa .
¡Y saben ricos!

Mónica Mera

sábado, 8 de diciembre de 2018

La Violencia



Hizo una montañita de tierra
mientras
escarba de rodillas
los
fósiles de su casa,
violencia hecha piedra
y un fantasma de perlas que lleva el viento
A desmoronarse en la corteza de la noche
blanco como
la luna.
En el patio desentierra de a una las huellas
de las lágrimas
y las ve irse en perfecta hilera por la tapia
a esconderse de ese miedo
de antes, a puro grito
que él sembró
para venir a cada rato a buscarlo por pedazos
y ella cava y excava
para que por fin se los lleve a todos
y hecha agua bendita
a los recuerdos
con semillas de albahaca y zanahorias
para un chiquito que hace pistas de alegría
en la entrada con autitos
y canta canciones de amor
para regar de notas las heridas
de la tierra
abierta del jardín.
Ella con sus manos recoge
todo y amontona
Y con un palito escribe
mandatos de esperanza.
entre la voz baja del cantero
que susurra el alma de la casa entre las plantas.


Son estas las cosas que nunca nadie se podrá llevar.

Mónica Mera.

Mama

Es la v

oz de mi madre
la que me escucho
viniendo de lejos
Me llama por mi nombre
y me llena de besos.
Moni, Mono, Monito
Son los pies de mi madre
diminutos los que caminan por el pasillo
Cuidado mamá con mis rengueras
y mis golpes
se desarma mi cuerpo bajo tus pisadas-
Estoy exhausta mamá
prestame tu bastón
caminemos por la Rivadavia
hasta el bar Avenida
tomemos un cortadito mientras papá
juega al ajedrez.
Es la risa de mi madre la que suena
y mueve la panza donde yo duermo No me despiertes mamá
quiero soñarte ahora que es verano
y tenemos que ir al mar.
No me despiertes
llevame al mar, mamá.


Mónica Mera-

jueves, 22 de noviembre de 2018

MURO



Solo decía en el muro
_Este mensaje es para vos _
y él
leyó su propio nombre
y en el estado se escribía
una canción.
Te amo desde el primer minuto de tu ausencia
ninguno de estos años
te han borrado de mi.
Y ambos lloraron.
Afuera no dejó de llover.


Mónica Mera.